Hola! Bienvenido a Discovery Post

Identificarme Registrate!

La vuelta al mundo en 80 días-[Parte Final]

Otros

20.08.2018 a las 22:14 hs 10 74 1



Desde entonces estos tres hombres ya no se separaron y dieron la vuelta al mundo junto: Philes Fogg dispuesto a demostrar su teoría, Picaporte emocionado por la apuesta. Los amigos que fueron a despedirles comentaban entre sí lo arriesgado que era este viaje, y los peligros y dificultades que estos tres hombres tenían que vencer, mientras Picaporte, que les escuchaba con atención, se intranquilizaba por momentos.

Emprendieron el viaje en dirección a Egipto, cruzando Francia y el Mediterráneo sin encontrar dificultades; allí embarcaron en un vapor  que por el Canal de Suez, se dirigía hacia la India. Phileas Fogg había calculado que podrían atravesar el país con relativa rapidez si utilizaban un ferrocarril recién inaugurado y cuya línea cubría un largo recorrido.

En efecto el ferrocarril existía y presentaba alguna anomalía. Al llegar a un lugar determinado el convoy se detuvo y ya no continúo. Al detenerse ya de noche, observaron los preparativos para una terrible ceremonia. Había muerto un jefe poderoso y su cuerpo como costumbre india tenía que ser quemado en una hoguera. Además esto no era lo más cruel, sino que viuda también tenía que ser quemada junto al cadáver, cuando las llamas de la pira se elevaron para que consumiera a la viuda, una figura semejante a una sombra, arrebato el cuerpo de la mujer, que estaba inconsciente y huyo con rapidez.

La ¨sombra¨ era Picaporte, pero los asistentes creyeron que era el espíritu del muerto y no hicieron nada para impedirlo, con lo que nuestros héroes consiguieron escapar. Desde ese momento Auda, la joven viuda les acompaño en el viaje.

En China las aventuras se sucedieron y llego un momento en que Phileas Fogg perdió a su criado. Al llegar a la costa China, les esperaba otro contratiempo: el vapor en el que pensaban embarcar había partido ya, pero Phileas Fogg, sin inmutarse, adquirió un velero y emprendieron la travesía rumbo a Norte América cruzando el Pacifico.

Ya en los Estados Unidos prosiguieron el viaje en un ferrocarril que fue atacado por una banda de pieles rojas armados, quienes lograron asaltar un tren; los pasajeros se defendieron a tiros y con la colaboración de unos soldados lograron vencer a los indios.

Todo está perdido. Los últimas horas, los minutos preciosos para tomar el tren hasta Londres fueron transcurrido implacables, mientras Philieas Fogg reflexionaba sobre su fracaso, encerrado en un calabozo. Fuera, Auda y Picaporte lloraban de tristeza y de rabia, pero él se mantenía tan impasible como siempre: era un caballero y debía comportarse con dignidad.

Efectuadas las comprobaciones de rigor se descubrió que Mister Fogg no era el ladrón que asalto el banco; este había sido ya apresado y estaba en una cárcel de Londres. Los agentes se excusaron y devolvieron la libertad al viajero. Este, al salir de la prisión no hizo ningún comentario ni protesto, pero acercándose al detective que le había perseguido le propino fríamente, como quien cumple con un deber muy serio, los dos puñetazos mas certeros de su vida.

Sencillamente al dar la vuelta al mundo en dirección a Oriente, es decir, al encuentro del sol, habían ganado un día en su viaje y Phileas Fogg el perfecto calculador había olvidado aquel pequeño detalle que le permitiera ganar la apuesta. Y efectivamente, el caballero se presento en su club justamente unos segundos antes de que expirase el plazo fijado por el
mismo. Era el mismo de siempre: impávido, serio, elegante… y tan indiferente ahora, al ganar la apuesta como antes cuando estaba convencido de haberla perdido.

Picaporte que le había seguido, murmuraba sin llegar a comprenderle ¡Que hombre! ¡Que hombre!


Gracias por leerme
Franklin Rejón



Posteado por:

franklinrejon

Inventor

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!